Miedos de un emprendedor

Es el primer título que se me ha venido a la mente para compartir con quienes siguen este espacio las preocupaciones que tengo como emprendedor. Desde muchos puntos se anima a la gente a emprender, pero sinceramente el emprendedor emprenderá sin que nadie lo anime, sin embargo, si no se le advierte puede incurrir en errores que son evitables. Por lo tanto, veo positivo compartir la parte menos positiva de emprender.

A nosotros (@klicap) no nos va mal, de hecho considero que partimos desde una posición privilegiada porque:

  1. Nos conocíamos como equipo, y eso ayudó a estar relativamente bien organizados.
  2. Teníamos claro que lo más importante para nosotros era el bienestar del equipo y disfrutar de nuestra profesión.
  3. Sabíamos qué tipo de cosas no queríamos volver a hacer y que las evitaríamos mientras pudiéramos.
  4. Teníamos algunas iniciativas en mente con las que teníamos ganas de jugar.
  5. Y además, teníamos algunos proyectos que nos ofrecieron y que económicamente están haciendo que todo esto exista.

Aunque algunos trámites se pusieron en marcha en el 2009, para nosotros klicap (como empresa) nace en enero de 2010. Han pasado ya tres meses y parece que fuera ayer cuando estábamos buscando oficina. Y es ahí donde está una de mis preocupaciones, el tiempo, o mejor dicho, la sensación de que el tiempo pasa muy deprisa. Para nosotros es muy pronto para hablar de resultados pero sí tenemos marcados algunos hitos en nuestra hoja de ruta con resultados parciales. Consideramos que es importante tener algo tangible para:

  1. Por una lado comenzar a recibir comentarios y críticas cuando antes. Queremos una integración continúa entre el cliente potencial, el producto y nosotros.
  2. Y por otro, comenzar con las tareas de marketing que todo producto requiere. En nuestro caso más aun porque comenzamos de cero y tenemos que dar a conocer klicap como marca y luego sus productos.

¿Qué pasa con esas oportunidades que se presentan durante el tiempo que has definido para desarrollar esos resultados parciales? Lo sensato es dejarlas pasar y pensar que ya vendrán otras oportunidades. Sin embargo, lo sensato puede ir acompañado de:

  • ¿Y si luego no llegan las oportunidades?
  • ¿Y si el producto no funciona como esperamos?
  • Si no entra dinero no podremos seguir financiando los productos

El tiempo es para mi algo que no lo mide un reloj sino un cronómetro. Y junto al miedo está la desilusión que puede provocar que los resultados parciales no sean los esperados. No todo el mundo es capaz de caerse y volverse a levar, quizás se necesite tiempo, tesoro divino que corre en nuestra contra.

El tiempo y la desilusión están acompañados de la soledad. Cualquier ayuda que un emprendedor pueda recibir del estado español tiene letra pequeña. Menos mal que en esta soledad hay un montón de gente. Pese a estas líneas, sólo puedo decir que sigo muy ilusionado, pero también quiero mi dosis de realidad.

2 thoughts on “Miedos de un emprendedor

  1. Dura dosis de realidad.

    Sin duda son necesarias, y para los que nos “automedicamos” es importante regular las dosis, tanto de realidad como de ilusión. La sobredosis de una puede ser tan mala como de la otra.

    En mi humilde opinión, el exceso de ilusión puede llevar a uno a un gran fracaso, al ver (como bien dices) que los resultados no son los esperados. Sin embargo el exceso de realidad puede provocar la misma reacción adversa, pero recorriendo otro camino: volviendo a caer en las rutinas de las que huyes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *