Conocimiento libre?

No es que ponga en duda los benecifios que un conocimiento libre aporta a la sociedad, pero ayer surgió algo que me hizo replantearme -una vez más- ciertas cuestiones en mi carrera profesional.

Anoche, salí de casa para ayudar a descargar unas maletas y le pregunté a mi hermana antes de cerrar la puerta: “¿Tienes las llaves de casa?“, ella me respondió que sí, y automáticamente tiré de la puerta. Justo al cerrar me vino a la mente que me había dejado las llaves puestas por dentro. Os lo estáis imaginando, ¿no? La puerta no se podía abrir desde fuera porque la llave estaba puesta por dentro.

Automáticamente salí a la puerta del residencial donde vivo para buscar el teléfono de un cerrajero. Había varios, elegí el que tenía la pegatina que más me llamó la atención. En menos de 20 minutos, el cerrajero estaba en la puerta de mi casa. Intenté estar atento para ver lo que hacía pero fue imposible. Lo único que escuché fue el ruido de una segueta. En menos de 5 minutos la puerta estaba abierta sin necesidad de estropear ninguna llave ni la cerradura. Me cobró por el servicio 70 euros que pagué con mucho gusto porque me veía en la calle un viernes a las 22:15.

El cerrajero hizo por donde para que yo no conociera lo que había hecho. Estoy convencido que lo que hizo fue algo muy simple, sin embargo, si todo el mundo conociese la forma de hacerlo, él y otros cerrajeros perderían la oportunidad de ganar esos 70 euros por menos de 30 minutos de trabajo (incluyendo desplazamiento).

¿Qué pasaría si en nuestro sector aplicásemos ese planteamiento? No me estoy refiriendo a que Opina deje de ser libre y de fuente abierta, sino a ese conocimiento que uno adquiere con la experiencia del día a día y que es el que nos da valor en mercado laboral.

7 thoughts on “Conocimiento libre?

  1. Probablemente lo único que hizo fue usar un trozo de radiografía para desplazar el pestillo y abrir la puerta.
    Puede ser buena idea llevar en la cartera un trozo de radiografía. O eso o 70 €.
    En cuanto al simil con el conocimiento libre, pues el debate en este caso es interesante. Yo sé lo de la radiografía gracias a que otro cerrajero no escondió tanto sus procedimientos en el caso de un vecino. En este caso el conocimiento sí se transmitió libremente. ¿Fue eso bueno para ese cerrajero (y para los demás)?¿Puede significar eso que ya no necesitaré volver a llamar a un cerrajero porque ya sé hacerlo (y llevo un trozo de radiografía en la cartera)? Si es así, ¿tiene sentido la existencia como negocio de los cerrajeros? Más vale que sepan hacer más cosas (estoy seguro de que es así).
    El caso del software es muy distinto, en mi opinión. Coincido absolutamente contigo en lo que apuntas al final. Tú siempre tendrás un conocimiento de Opina que te da un valor añadido y una ventaja competitiva con respecto a cualquier otro. Tú no vendes el producto, pero vendes los servicios asociados y en eso eres el mejor posible. Ahí está tu modelo de negocio.

  2. Hola Alejandro:

    En este caso no valía la radiografía o carnet. Al parecer tengo en casa una buena puerta y no era tan simple. Pero tampoco tan complicado como para haberlo sabido y haberle pedido a un vecino una segueta.

    Desde luego detrás de esta entrada a un trasfondo importante que afecta directamente a mi profesión. Creo que se está dejando de valorar el trabajo diario que muchos informáticos realizan día a día para dar soluciones a problemas.

    Unos aportan y otros generan negocio a partir del trabajo de los demás, ¿es eso sostenible? Leía hace unos días en el blog de Martín Perez una pregunta muy interesante: ¿Dónde están las empresas de software?

    Un saludo

  3. @Manuel Jesús Recena Soto

    Mi post es curioso, por que levantó una airada reacción de los cerrajeros hasta en algún foro, que a ver por qué iban a tener que contar sus secretos profesionales. Cosa que obviamente yo no decía, solo hablaba de software.

    Respecto a tu pregunta, ciertamente nuestro trabajo se valora poco en algunos sectores por que es gratis. Simplemente, lo que se consigue gratis, no vale nada.
    En otros sectores, no se valora por que no se conoce, y no se sabe lo que cuesta hacer las cosas.

  4. La cosa sigue:
    – Le pides al cerrajero que te explique.
    – El tipo dice “es fácil, es cuestión de…”
    – Así que la próxima vez que te quedas afuera arruinas la puerta tratándolo de abrirla tu mismo, y luego de un par de horas llamas al cerrajero.
    – Que la vuelve a abrir en 10 minutos.
    – Y le vuelves a preguntar.
    – Y te contesta “Pasa que has hecho mal esto y lo otro…”
    – Y volvemos a empezar.
    – Probablemente con 10 o 15 veces que te quedes afuera (700 euros mínimo, más todo el tiempo perdido) ya puedas abrirlas sólo en 10 minutos.
    – Y dices “esto de la cerrajería es una pavada”.
    – Hasta que te cambian el modelo de la puerta.
    – Y volvemos a empezar…

    Conclusión: para quien quiera dedicar su vida a aprender todo sobre cerrajería y abrir puertas y colocar cerraduras y poder resolver nuevos problemas (que te cambien el modelo) y mantenerse actualizado… 70 euros por 30 minutos de trabajo no me parece una recompensa inmerecida.

  5. Pingback: Mi espacio » Más allá de si la informática es una ingeniería

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *