Pasos de Semana Santa

No, no voy a hablar de la Semana Santa. De hecho es una celebración en la que aprovecho sus días festivos para hacer una escapadita a Portugal para disfrutar de uno de los deportes que más me gusta, el surf. Sin embargo, tengo unos amigos que son devotos y disfrutan con esta tradición popular. Algunos son costaleros en sus hermandades y cuando están con sus conversaciones, yo siempre hago la misma pregunta, ¿Qué pasa si uno de los costaleros no hace bien su labor? Se nota mucho?. Todos responden al unísono, “es de lo peor que puede pasar, el trabajo de todos los costaleros se ve gravemente resentido“. Por ejemplo, en un equipo de fútbol no creo que este efecto sea tan notorio pero desde luego implica un sobre esfuerzo para el resto de sus compañeros. Y en un departamento de desarrollo, ¿Qué pasa? ¿Qué efecto tiene cuando un recurso no desempeña correctamente su labor o no rinde lo que se espera?

En este caso el efecto también es muy notorio, tanto que los resultados de ese recurso tienen que ser alcanzados por otros recursos. Esto se traduce que en departamentos pequeños haya recursos asumiendo un sobre esfuerzo constante.

¿Qué se hace en estas situaciones?

5 thoughts on “Pasos de Semana Santa

  1. Bueno, una vez que has identificado la limitación de tu sistema (ese recurso) hay que trabajar en elevarla. Por tanto primero buscar sus causas: ¿no tiene suficiente formación? ¿está atravesando un mal momento personal que le afecta? ¿no le interesa su trabajo? ¿está sobrecargado de trabajo?
    Una vez identificada la causa, pues a solucionarla… o a darle más capacidad.

  2. Hola Joserra:

    Gracias por tu respuesta. Digamos que la falta de formación se identifica fácilmente y su solución, es sencilla. Si alguien está atravesando un mal momento personal entiendo que es algo puntual o limitado en el tiempo y que es comprensible. Si no le interesa su trabajo entonces sí tenemos un verdadero problema. Optaría por sustituirlo.

    Un saludo

  3. Mi padre me contó un día una vieja técnica de gestión de recursos humanos que se basa en la combinación de dos conceptos: actitud y aptitud.
    Si la persona tiene buena actitud y buena aptitud, perfecto, rinde al máximo.
    Si tiene buena actitud pero falla en la aptitud, necesita ser formado (siempre que la diferencia entre lo que sabe y lo que debería saber no sea excesiva, claro).
    Si tiene buena aptitud pero le falla la actitud, hay que “enrolarlo”, persuadirlo, … En general, motivarlo. Aunque también puede ser, como comentáis, que pase un mal momento y sea algo coyuntural.
    Y si no tiene buenas ni la aptitud ni la actitud, apaga y vámonos.
    A lo mejor es un análisis demasiado simplista, pero puede ayudar.

    Saludos.

  4. Hola Alejandro:

    Qué sabio era tu padre. Estoy totalmente de acuerdo pero hay un detalle que no podemos olvidar. La actitud y aptitud son cualidades “muy relativas”. Cuando en tu equipo hay gente que desborda actitud y aptitud, florecen las “debilidades” de los demás.

    Un saludo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *