Exprimidores de carne

Reconozco que el título de esta entrada es un poco agresivo, pero ha sido un impulso que no he podido controlar. No hace falta ser un gurú en economía mundial o un contertulio de intereconomía para darse cuenta de que estamos viviendo una crisis. Sólo hay que fijarse en lo que sucede en vuestro trabajo (los que aun lo conservéis). Los directivos y comerciales están más nerviosos que Farruquito en un gran premio de Formula 1.

Los directivos y comerciales, desde hace tiempo, están percibiendo que las inversiones están disminuyendo y que los presupuestos generales para el año próximo se han visto recortados considerablemente. Aquellas estrategias directivas que han consistido en aprovechar la época de bonanza centrándose en un conjunto muy reducido de clientes, van a tener problemas graves. Si además, ese cliente es administración pública la situación se complica. Hasta ahora, la tarta era muy grande y la administración pública, en mayor o menor medida, ha repartido el pastel haciendo que todos la probasen. Desde luego algunos se han puesto las botas.

Personalmente estoy muy preocupado por la situación. Ahora se publicarán concursos públicos y los directivos y comerciales harán todo lo que esté en sus manos por conseguir adjudicaciones, cueste lo que cueste. ¿Os imagináis las implicaciones que esto puede tener para los equipos que ejecutan los proyectos?

Espero equivocarme, pero sospecho que nos vamos a encontrar las siguientes situaciones:

  • Los equipos serán exprimidos para conseguir facturación y que los objetivos anuales no se desvíen lo suficiente para que caigan cabezas.
  • Los directivo y comerciales disparán a todo lo que se mueva. Eso puede implicar que las líneas estratégicas que se han estado madurando 2 o 3  años atrás queden a un lado o desaparezcan.
  • Olvidar la capacidad de tus recursos y de que se firmen más proyectos de los que se puedan ejecutar manteniendo los niveles de calidad que te hacen diferenciarte del resto.
  • Que el poco o mucho I+D+i desaparezca. Un error muy grave porque es lo que te hace competitivo en este sector.


7 thoughts on “Exprimidores de carne

  1. Bastante de acuerdo contigo. Cuando llegen los presupuestos del año que viene, reducidos a su mínima expresión para contratar servicios en las empresas, será cuando empecemos sufrir…
    Ha habido oportunidad de preparse para esto hasta ahora, unas empresas harán exactamente lo que comentas, y otras… pues ya veremos 🙂 , por ejemplo (no conozco ninguno en empresas de desarrollo de sw): http://edgehopper.com/what-toyota-knows-that-gm-doesnt/

  2. Nosotros ya estamos en ello. Tenemos ahora más proyectos (cogidos en años anteriores) que los que podemos atender con la gente que tenemos. Pero una orden “de arriba” impide contratar más gente por la crisis. Así que los “rematamos” como podemos, deprisa y corriendo, saltando de uno a otro según se acercan sus hitos y echando horas como bobos cuando llega el momento.

    Sed buenos.

  3. Hola chuidiang:

    Mala política esa. Recuerda que son muchos los que desarrollan software y ofrecen servicios a su alrededor, pero pocos los que lo hacen con calidad y dejan a sus clientes satisfechos. Lo que describes es precisamente el mensaje de esta entrada.

    Un saludo

  4. Hola Manu, como no me cabe en esta cajita tan chica, te contesto en mi blog. De todos modos, tengo una duda respecto de cuál es tu posición respecto al análisis que haces. Sospecho la respuesta, pero prefiero que seas tú el que lo diga. 🙂

    Un abrazo y perdonad que al final no fuera a la Desconferencia.

  5. Pingback: Se hace camino al andar… » Blog Archive » Hormigas en los garajes

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *