Trabajar por objetivos

En mi profesión trabajar por objetivos resulta complicado. Son muchas las referencias que tengo de compañeros de profesión que dedican más de 9 horas diarias al trabajo. Estar en la oficina 9 horas no significa trabajar (producir) 9 horas, sino hacer acto de presencia y trabajar. Cada día estoy más convencido de que en España dedicamos muchas horas al trabajo y sin embargo, se produce poco y con dudosa calidad. Sé que me estoy metiendo en una zona pantanosa, pero haceros la siguiente pregunta cuando lleguéis a casa: ¿Crees que podrías haber avanzado igual con menos horas si las hubieras aprovechado más? Perdemos muchísimo tiempo en cosas que no serían necesarias si nos planteásemos el trabajo de otra forma.

  • ¿Cuántos podéis estar trabajando 8-9 horas diariamente? Me parece una autentica locura.
  • ¿Cuánto tiempo invertimos en asuntos personales mientras trabajamos? Evidentemente lo hacemos porque estamos trabajando durante todo el horario de oficina y nos resulta imposible atender cuestiones básicas como el banco, contratar la luz, resolver la guardería de la niña, atender un problema con el banco, buscar una hipoteca, etc…
  • Las reuniones son una forma perfecta de hacer acto de presencia y en muchas ocasiones, cuando finalizan, uno tiene la sensación de que se ha quedado igual, sin avances ni conclusiones. Con independencia de la metodología de trabajo que se use, las reuniones deben tener una agenda realista y una duración máxima.
  • Dedicándole tantas horas al trabajo es lógico que a lo largo del día se haya tomado el primer café de la mañana, un desayuno completo porque queda mucho hasta el almuerzo, después un almuerzo rápido y luego toda una larga tarde en la que incluso necesitamos la merienda. ¿Cuántas interrupciones? Muchas. Resulta complicado estar concentrado con tantas paradas. Y ya no es por las paradas, sino porque después de las paradas suele costar coger el ritmo.
  • ¿Por qué tomarse las vacaciones en verano? No entiendo esa política de algunas empresas que te exigen que más del 50% de las vacaciones sea durante los meses propios del verano. ¿No sería más lógico que cada organizase cuando necesita descansar?
  • Cuántas veces nos ha sonado el despertador después de haber pasado una noche malisima, y sin embargo, nos levantamos porque tenemos que estar a las 8:00h en la oficina. Bueno, y cuántas veces no se os ha encartado entre semana tomar unas copas que se prolongan y sin embargo, aparecemos al día siguiente en el trabajo con mal cuerpo. Desde yo en ese estado no puedo trabajar.

Podría seguir poniendo muchos más ejemplos y seguro que habría gente que se sentiría identificado. ¿Por qué hay gente que sigue pensando que podemos trabajar como máquinas que se ponen en marcha a una hora y terminan cuando H es mayor o igual a 9. Lo curioso de la situación es que te dicen que debes cumplir un horario, pero si lo cumples y te limitas al horario, malo. Significa que no entendiste que debes estar en la oficina al menos 9 horas. Para colmo habrá algún jefe de proyecto, manager, director, etc… que te dirá, aquí confiamos en la gente y trabajamos por objetivos. Los objetivos de quién le preguntaría yo.

Es precisamente ahí donde están -desde mi punto de vista- los problemas. La gente sabe que tiene que estar un montón de horas y no se preocupa en organizar su trabajo porque sabe que pase lo que pase el telediario de la noche se lo perderá.

En el último año estoy teniendo la oportunidad de poner en práctica algunas de las cosas que creo que pueden ayudar a conseguir mejorar la calidad de vida. Algunos consejos:

  • Nunca intentes aplicar cambios o directrices de forma radical. Cualquier cambio que afecte a la cultura de empresa debe hacerse de forma controlada y presentando resultados parciales para que los de arriba se tranquilicen.
  • Monta un piloto con la gente que tiempo atrás haya demostrado profesionalidad, compromiso y compañerismo. Si todo sale bien, los recién llegados y el resto de gente, los verán como un ejemplo a seguir.
  • La gente se tiene que ganar tu confianza, no arriesgues.
  • Si estás haciendo bien las cosas y los resultados son positivos, no hace falta que los comuniques. La satisfacción profesional, motivación, implicación e iniciativa se ven a simple vista. Son el mejor resultado que podías conseguir.

En los últimos años he visto como la gente cambiaba de empresa como si de una sudadera se tratase. Rascabas un poco y te dabas cuenta de que los principales motivos eran mejorar el horario laboral y/o unos cuantos euros más. He escuchado frases como “si me van a putear y me voy a comer los marrones de otros, prefiero estar en el sitio donde más dinero gane”. Y la verdad es que tienen toda la razón. Mercenarios de esta profesión.

Trabajar por objetivos es un indicador (de los mejores) para evaluar la madurez de un área/departamento de desarrollo. Aun nos queda mucho por recorrer, pero creo que estamos en el camino. Personalmente me siento muy orgulloso de hacer lo hago y la mayor recompensa es el disfrute colectivo de los éxitos.

¿Se puede trabajar en nuestra profesión por objetivos? Sí, claro que sí.

  • Fija un número de horas (mañana o tarde) en las que estarás en la oficina. Nunca más de 6 horas salvo excepciones.
  • No faltes nunca a las sesiones internas de los proyectos en los que participes.
  • Tú organizas tu trabajo. Recuerda que de el dependen tus compañeros y ellos también tienen objetivos que cumplir.
  • Tus objetivos forman parte de un objetivo más complejo. Trabajo en equipo.

One thought on “Trabajar por objetivos

  1. Pingback: Mi espacio » ¿Anclados aún en la silla?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *