Sagres (Portugal), una estupenda escapada.

Durante los pasados días 12, 13, 14 y 15 de agosto he estado en Sagres (Portugal) con mis amigos Alfonso y Pablo. Esta ha sido una de esas escapadas que no se organizan y que resultan ser una gran experiencia. Sagres es un pequeño pueblo del concejo Vila do Bispo situado al suroeste de Portugal, muy cerca del Cabo de San Vicente. Todo surgió a partir de un mensaje de móvil que envié a Alfonso en que le proponía irnos unos días a surfear a Portugal. Yo había estado por el sur de Portugal varias veces y me lo conocía bien.

Una de las cosas que más me atraía del viaje (dejando a un lado el hecho de que llevaba mucho tiempo sin surfear y me moría de ganas) era que Alfonso hacía unos meses se había comprado una Volkswagen Transporter y la había acondicionado muy bien. Tenía de todo para poder dormir, cocinar (hasta orégano tenía el chaval y todo), ducharse, guardar la ropa, las tablas, etc… Vamos! una casa andante. Eso si, en tan poco espacio hay que ser muy ordenado porque sino aquello se convierte a un cajón desastre.

Durante el sábado y domingo estuvimos surfeando en Amado, una playa estupenda muy cerquita de Bordeira. Había olvidado lo que se siente cuando uno está surfeando con buenas olas y en el horizonte el sol desaparece. Si mal no recuerdo, creo que desde Sagres a Amado había unos 20 o 25 minutos en coche. El lunes el día amaneció muy nublado y con viento. Nos acercamos de nuevo a Amado y no pudimos surfear. No había nada y lo que había no rompía bien. Propuse irnos a Arrifana sin mucha esperanza de que allí hubiera algo pero de cualquier modo, las vistas valían la pena. Después de pasar el día en Arrifana, comer en un restaurante y darnos una vuelta por los alrededores, tomamos rumbo para Amado. La idea era pasar la noche en la playa y al amanecer ver si había olas y en función del mar, decidir qué hacer. Efectivamente, no había prácticamente nada. Con lo cual, nos pusimos camino de nuestros destinos. Primera parada en Olhao para tomar marisco (que rico!), luego en Sevilla (donde me quedé yo) y por último en San Pedro de Alcántara (Málaga).

Bueno, esto ha sido una pincela de un puente que he compartido con mis amigos y que estoy deseando repetir cuando antes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *