En internet no hay un aquí, pero en la sociedad sí

Hace unos días el Sr. Aitor Guevara escribía un post con el título “En Internet no hay un aquí“. Os animo a leerlo porque este post está precisamente motivado por el suyo. Antes de comenzar:

  1. twitter no es una buena herramienta para mantener conversaciones, o al menos, yo no sé comunicar en 140 caracteres porque lo habitual es que se malinterprete.
  2. Me enorgullecen las palabras que Aitor me dedica.
  3. Estoy totalmente de acuerdo con lo que desarrolla en su post.

Si todo está en sintonía, ¿A cuento de qué viene escribir este post? Principalmente por intentar explicar mi punto de vista sobre las donaciones a proyectos open source y por completar la idea de Aitor sobre lanzar proyectos en Internet y las fronteras físicas.

No sé qué pensaréis vosotros pero la idea que yo tengo es que las instituciones públicas (en su mayoría) han usado la corriente opensource únicamente con fines partidistas y de forma parasitaria. Sí, las empresas y profesionales independientes también. Esto no quiere decir que no haya excepciones. Hay instituciones públicas que han demostrado a lo largo de estos años su implicación abierta y transparente. También hay un número importante de gente que participa de una u otra manera en comunidades de proyectos opensource. Sin tener datos objetivos, mi percepción es que recibimos más (mucho más) de lo que aportamos.

Hay muchas formas de aportar, y una de ella es haciendo una donación. Desde un servidor hasta dinero, pasando por habilitar espacios públicos para la celebración de eventos. Pues sólo hay que darse una vuelva por Internet y comprobar que esta otra forma de aportar brilla por su ausencia en España. Si a esto le sumamos que hubo quejas por pagar 5€ por escuchar música, es inevitable pensar… sí, eso mismo. Queremos vivir de productos o que paguen tu trabajo según el valor que aporta, pero luego tú mismo haces algo que perjudica directamente a lo que aspiras. En España hay demasiada picaresca.

Centro mis opiniones y reflexiones en España porque es lo que vivo diariamente y tengo conocimiento de causa. Lo único que quería decir con ese tweet es que debemos aprender a valorar más el trabajo de los demás y desarrollar la empatía a niveles de supersaiyagin.

En cuanto a lanzar proyectos en Internet no puedo estar más de acuerdo en que hablar de fronteras y vincularlas a los mapas políticos es un error porque si algo nos está dando Internet es la forma de saltarse ciertas fronteras definidas por unos cuantos sin el consentimiento de la mayoría. Por tanto, En Internet no hay un aquí. Sin embargo, en la sociedad sí hay un aquí. Por muy independientes que queramos ser, formamos parte de algo y existen relaciones que hacen las cosas evolucionen. La evolución no siempre nos trae cosas positivas, pero eso mejor hablarlo entre refrescos.

En España hay gente realmente válida haciendo cosas muy interesantes en Internet, eso nadie puede ponerlo en duda y si lo hace es que está fuera de lo que está pasando. La mayoría de esos proyectos son resultado de un bootstrapping que quienes lo viven saben que es duro, agotador y dependiendo de su caracter y forma de ser, estresante. Cuando tus recursos son limitados tienes que recurrir al ingenio, la creatividad y los favores personales para poder hacer cosas que necesitas porque es la forma de que tu proyecto adquiera visibilidad, reciba feedback y validarlo en aquellos escenarios que antes sólo estaban en papel.

Con dinero todo es más fácil pero no creo que sea el camino para construir un tejido de empresas con cimientos sólidos. De ahí que siempre haya estado en desacuerdo con que la forma de ayudar del Estado sea con ayudas, subvenciones, etc. Y si la ayuda nos la ofrecemos nosotros? Cierto, “nosotros” puede ser gente de cualquier parte del mundo, pero creo que resulta más fácil que te escuchen fuera si has alcanzado unos mínimos, y éstos son más fáciles de conseguir si colaboramos entre tus contactos de “primer nivel”.

Aitor, me tomo la libertad de lanzarte estas preguntas de forma pública y abiertamente:

  1. ¿Cuántas veces no hablamos de algo por el simple hecho de que viene de fuera o porque en el equipo hay tal persona?
  2. ¿Cuántas veces no elegimos un producto/servicio sin valorar alternativas simplemente porque es la moda? Y cuántas veces obviamos completamente si existe algo muy cerca?
  3. De hecho, ¿Cuántos no buscan su primera ronda de financiación dentro porque fuera les resulta imposible hasta que no tienen unos números? ¿Cuántos no usan “el aquí” para pedir ayudas y subvenciones?

Podría seguir con muchas más preguntas como forma de reflexión pero tendería a poner nombres y ejemplos que prefiero reservar para charlas menos expuestas y con gente a la que pueda mirarla de frente.

Aitor, más gente como tú es la que necesita este país o cualquier otro en el que estés.

2 thoughts on “En internet no hay un aquí, pero en la sociedad sí

  1. Que cosas más bonitas me dices, ladrón 😉

    Si entiendo bien, la idea es que los recursos cercanos son más accesibles, y de ahí que te apoyes en estos y no en otros. Y supongo que para ciertos recursos, como el vil metal, o incluso integrantes del equipo, eso es cierto. Aunque como ya he comentado alguno vez, para recursos técnicos no creo que exista esa distinción.

    Respondiendo a tus preguntas:

    1. No sé si acabo de entenderla, pero creo que va en la línea de “es mejor si viene de fuera”. Lo comentaba en mi post original: personalmente me da bastante igual de dónde venga el proyecto. Sí me parece relevante quién ande detrás, porque creo que la experiencia es clave en cualquier profesión, y es medible. Si alguien lo ha hecho bien antes creo que tiene números para volver a hacerlo bien ahora, vamos. Luego hay un tema de probabilidad: por simple aglomeración es fácil que surjan grandes proyectos de Silicon Valley, creando la sensación de que sólo nos gusta lo que sale de allí. Pero simplemente se dan allí unas condiciones realmente buenas para que se creen proyectos tecnológicos de calidad (pasta y talento), sin más.

    2. Cierto, nos movemos por modas, para qué negarlo. Pero, una vez más, estar de moda, estar en el “top-of-mind” de los compradores de tu sector, suele deberse a que algo bien has hecho. Generalmente el producto, y a veces sólo la publicidad del mismo, de acuerdo. Pero pocas veces recuerdo haber elegido al líder de facto para luego averiguar que hay productos mucho mejores y con mejores condiciones. Porque, si existen tales alternativas, suelen escalar a esos primeros puesto y pasan a estar también de moda. Otra cosa es que hagamos un gran producto pero no seamos capaces de venderlo. Pero entonces hemos fallado en la faceta comercial y no se puede achacar el fracaso a nadie más que a nosotros. El si existe cerca o no, como ya he dicho, me preocupa más bien poco. Yo quiero que me sirva, no que el creador viva en el bloque de la lado 🙂

    3. Totalmente de acuerdo con eso, nada que objetar. Cuando lanzas algo, como bien has explicado, tiras de tantos recursos como tengas a tu alcance. Y esos recursos son, generalmente, los locales. A menos que eches mano de mecanismos de inversión distribuidos en Internet, como crowd-funding y otras hierbas, pero me parece poco realista aún. Esa es una limitación física, claro. Podrías moverte con tu proyecto a otro lugar y buscar financiación allí, no van a hacerle ascos a una buena oportunidad porque no hayas nacido allí. Pero eso no es cómodo, y tirar de recursos locales sí, y a todos nos gusta la comodidad 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *