Al Estado lo mínimo

Fotografía de M.Angel Herrero

Fotografía de M.Angel Herrero

Fue cuando comencé a trabajar profesionalmente el momento en que empecé a entender muchos comentarios que escuchaba a mi padre, amigos, familiares, etc. Tendría que mirar en mis archivos cuándo fue la primera vez que cobré una nómina, pero cálculo que sería a mediados del año 2000. Me llaman para ofrecerme un trabajo, me reúno con ellos y me proponen unas condiciones. Entre las condiciones está la parte económica en la que me dicen una cifra. Por aquella época mis únicos ingresos por realizar una tarea habían pasado por la clandestinidad, es decir, percibiendo dinero no fiscalizado conocido como dinero negro. Por lo tanto, tampoco había tenido oportunidad de conocer que es un sueldo bruto, qué es una retención, qué es el I.V.A. y otras tantas cosas que he tenido que ir aprendiendo (a duras penas) durante estos 11 años.

Miro –tímidamente– hacia atrás y veo que durante todos estos años no he parado de aportar dinero a las arcas del estado. Salvo por esos típicos ingresos de verano antes de comenzar la universidad, he cumplido estrictamente con la legalidad, tanto en mis obligaciones como trabajador profesional (IRPF, IVA, LOPD, registros, notarias, etc) como ciudadano (I.B.I, plusvalías, catastro, etc). Para colmo, durante la década del 2000, compaginé durante más de 7 años mi actividad laboral por cuanta propia (autónomo) y por cuenta ajena (asalariado por terceros). Eso quiere decir que pagaba mis cuotas a la seguridad social por cotizar como autónomo y en el régimen general.

Aunque lo parezca, no me quejo. Vivimos en una sociedad que ha ido estableciendo unas reglas de las que todos (los que estamos ahora, y los que estuvieron) somos responsables. Aunque últimamente pienso que unos más que otros. Resulta que los impuestos existen para que esto se mantenga y podamos vivir dignamente. Este es el mensaje que siempre hemos recibido y que hasta ahora he asimilado y que sin salirme de las reglas del juego voy a intentar cambiar algunas cuestiones. Sé perfectamente que sin hacer trampas la banca siempre gana, pero por ahora, voy a ver qué consigo sin hacer trampas. Por qué de este cambio:

  1. Realmente cansado, impotente e indignado de ver como personas que me rodean son capaces de aceptar un despido cuando se les está ofreciendo una nueva oportunidad laboral. Prefieren cobrar el paro porque dicen “es que gano más dinero“. Pensar así es no entender las reglas del juego y aportar tu granito de arena a que esto termine desmoronado.
  2. Un trimestre tuve muchísimos problemas (papeleo principal) con una declaración trimestral del IVA. Me equivoqué en un céntimo, aquello hizo saltar alguna alarma y muchas horas perdidas para solventar una situación en la que estaba claro que no había intención de estafar a nadie. Pues bien, si el estado es capaz de detectar cosas así y perseguirlo hasta agotarte, cómo es posible que haya gente que viva única de ingresos no declarados, qué reciban ayudas cuando se les ve salir de casa con un coche recién comprado, o empresas que facturan burradas con sólo un empleado. Esto sucede únicamente porque al estado le interesa. No hay otra explicación.
  3. Porque estamos intentando sacar klicap adelante y el estado no se da cuenta de que estas reglas de juego no son válidas, especialmente en la situación que vive este país. España necesita un gobierno dirigido por alguien que entienda que lo hemos tenido hasta ahora es pura METRICA v3, y necesitamos algo más ligero y ágil. Algo que nos permita adaptarnos al cambio más rápidamente, que nos permita rectificar rápidamente sinos equivocamos, proporcione transparencia y control.
  4. Porque o cambian las cosas a corto plazo o tendré que irme del país donde están mis amigos y familia, y del que siempre he estado orgulloso, pero ahora no.

Hay más motivos pero creo que son suficientes para entender lo que sucede. Algunas decisiones que he tomado y estoy llevando a la práctica:

  1. Como empresario y empleado de klicap que soy estoy dado de alta en la seguridad social en el régimen de trabajadores por cuenta propia (autónomo). He decidido cotizar lo mínimo. A pesar de esto la cuota no para de aumentar.
  2. He decidido contratar un plan de pensiones en un banco y diseñar yo mi jubilación.
  3. Estamos incluyendo nuevas condiciones en nuestros contratos para luchar contra aquellos clientes que te piden que les envíes la factura y cuando te la pagan tú has pagado (adelantado) ya el I.V.A. ¿Cuánto tiempo tiene que pasar para el estado haga firme que el pago de IVA se debe realizar cuando éste se cobra?
  4. Cualquier contratación de trabajadores que se haga en klicap se hará mediante la forma de autónomo TRADE.
  5. En los planes de nuestros servicios/productos bonificar el pago anual frente al mensual para evitar ruido en la gestión contable y así disponer de efectivo. Ambas partes salen ganando.

Es muy probable que más adelante haga una revisión de esta entrada porque hay cosas que pulir y mejorar. Tengo que reconocer que la primera idea para el título fue “Al Estado ni agua”. Ahí lo dejo.

3 thoughts on “Al Estado lo mínimo

  1. Es tremendo el panorama y solo gente como tú son los que animan a pensar que esto remontará el vuelo nuevamente.

    Ojalá tengas aguante para ese momento, te lo deseo de corazón.

    Mientras tanto, ánimos y a estar pendiente de ese punto 3 de tu post, desde hace un tiempo ya se está moviendo por ahí, por lo que creo que será el comienzo…

    Un abrazo.

  2. @Benito

    Ciertamente es tremendo, pero no deberíamos sorprendernos, todos hemos ido viendo nacer al monstruo. Es más, algunos incluso lo hemos alimentado.

    El aguante es limitado, pero la ilusión es prácticamente infinita. Si no es en España será en otro lugar. Simplemente espero que los klicaperos sigan ahí.

    Un saludo

  3. Pingback: Mi espacio » Empresas Ni-Ni, Ni subvenciones Ni incentivos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *